“Es humano”, dice Lue al defender a LeBron

INDEPENDENCE, Ohio, EE.UU. LeBron James prefirió mantener un perfil discreto. Tal y como lo hizo en el tercer partido. El astro de los Cavaliers esquivó ayer a la prensa, horas después de uno de sus peores partidos de postemporada en su carrera, una atrocidad de 11 puntos y seis balones perdidos, en la derrota 111-108 ante los Celtics de Boston — que de momento — le ha inyectado emoción a la final de la Conferencia del Este.

El juego estuvo marcado por una inusual actuación indiferente por parte de James, quien había metido al menos 30 puntos en ocho partidos de los playoffs y que se había floreado frente a los desbordados Celtics en los primeros dos partidos. Pero James rehuyó tomar tiros y cometió varios errores mentales.

No anotó en los últimos 16 minutos. James asumió la responsabilidad al término del duelo. “No tenía nada”, dijo parcamente en una rueda de prensa que estuvo precedida por un cruce con un fanático que le había increpado en los pasillos de la arena. “Es humano, por lo que tendrá noches como ésta”, afirmó el entrenador de los Cavaliers, Tyronn Lue.

La serie se reanudará hoy en Cleveland antes de trasladarse a Boston el jueves para un quinto partido que nadie creía iba a ser posible hasta que los Celtics le borraron una desventaja de 21 puntos, llevándose la victoria cuando Avery Bradley coló un triple que picó dos veces en el aro antes de entrar con menos de una décima de segundo en el reloj.

El Caribe