Temer admite conflicto institucional; pide lo dejen trabajar

Brasilia. El presidente brasileño, Michel Temer, juramentó al nuevo ministro de Justicia, Torquato Jardim, afirmó que el país pasa por “grandes conflictos institucionales” y pidió que dejen “trabajar en paz” a su Gobierno y a los otros poderes.“Dejemos al Poder Judiciario trabajar sosegado, dejemos que el Legislativo trabaje en paz, pero dejemos al Ejecutivo trabajar en paz también”, declaró el mandatario en la ceremonia, realizada en medio de la tormenta política desatada por una investigación por supuesta corrupción abierta en su contra por la Corte Suprema.

Según Temer, las turbulencias políticas que sacuden a Brasil se deben “al no cumplimiento, muchas veces, del orden constitucional”, por lo que es necesario “recuperar la institucionalidad del país”.

En una aparente referencia a la creciente presión por su renuncia que han generado las sospechas de corrupción en su contra, Temer se ufanó de las mejoras económicas experimentadas por el país desde que asumió el poder, en mayo pasado, y de polémicas reformas de corte liberal que su Gobierno ha iniciado. “Las personas quieren que continúe el programa de Gobierno que comenzamos hace un año”, que “ha sido acogido por las necesidades del país”, declaró el mandatario, pese a que los sondeos de opinión aseguran que al menos el 70% de la sociedad rechaza las reformas que ha propuesto.

Jardim, quien hasta ahora ocupaba el Ministerio de Transparencia y que en unas recientes entrevistas ha descalificado las sospechas que pesan contra Temer y negado que el gobernante pueda renunciar, dijo en un breve discurso que “en Brasil un optimista puede estar equivocado, pero un pesimista siempre está equivocado”.

El nuevo titular de Justicia aseguró que Brasil “es un país que siempre ha sido impredecible” y que “no es para principiantes”, ya que siempre que parece hundirse en una crisis resurge, gracias a “una sociedad armónica fundada en las libertades individuales”. 

El Caribe